Acceso directo á nova.
Salvemos Monteferro
Nova 687



GALICIA

06/01/2008 | Julio Pérez | VIGO


La eólica impulsará en Galicia una inversión de 7.000 millones hasta 2012


En aproximadamente mes y medio, la Consellería de Innovación e Industria sacará la orden que abrirá el mayor concurso de potencia eólica de la historia de Galicia. Serán 2.500 megavatios (MW), que permitirán a la comunidad alcanzar el deseadísimo objetivo de llegar a 2012 con un total de 6.500 MW de cuota, entre la que estará en funcionamiento y la tramitada. Como ya ocurrió en el último reparto, las reglas para su adjudicación vendrán del recién estrenado decreto eólico que, entre otras novedades, permite a la propia Xunta ser socia de los proyectos si la empresa está de acuerdo e impone una larga lista de trabas para frenar la especulación en la propiedad de los parques. El sector se prepara para una segunda revolución en la comunidad. La puesta en marcha de la nueva potencia impulsará una inversión de hasta 7.000 millones de euros en los próximos cinco años. El pilar de la nueva estrategia energética del Gobierno gallego, que aspira a que el 95% de la energía que se consuma aquí venga de las renovables.

En el departamento que dirige el nacionalista Fernando Blanco son muy optimistas ante la respuesta que las empresas van a dar al inmediato concurso. Y en el sector también, pese a que la patronal eólica gallega todavía medita si llevar o no a los tribunales la nueva normativa. Se espera una gran demanda de solicitudes para nuevas instalaciones -de hecho, hay dos nuevos grupos energéticos gallegos, uno liderado por el fundador de Fadesa, Manuel Jove, y otro por la constructora San José, Copasa y Coren, que tienen previsto presentarse a la convocatoria-; y también para la repotenciación de muchos de los parques que existen. Galicia es, a la vez, una de las líderes mundiales en la generación de electricidad con la explotación del viento y una de las regiones que tiene los modelos de aerogeneradores más antiguos.

Los molinillos más habituales en los parques de la comunidad rondan los 0,2 MW. En el mercado hay ya modelos de 2 MW, lo que significa diez veces más de potencia unitaria. La repotenciación permite ganar en eficiencia y respeto al medio ambiente -menos parques, pero con más capacidad-, y "lo más importante", según la Consellería de Innovación, acabar con los problemas que, desde el punto de vista técnico, tiene semejante incremento de potencia eólica.

Porque de la renovación de los aerogeneradores dependerá que Red Eléctrica de España (REE), el dueño de la red por la que se transporta la electricidad, esté tranquilo. Que la infraestructura eléctrica, contando con las fuertes inversiones que REE está llevando a cabo para garantizar la evacuación de los futuros parques y de los ciclos combinados -con nuevas conexiones hacia Portugal, Asturias y la Meseta-, aguante y se minimice lo máximo posible el impacto de los conocidos como "huecos de tensión": ante un desequilibrio de la red, los aerogeneradores viejos se desconectan automáticamente y, como si se tratase de un ordenador, hay que reiniciarlos. Con las dificultades que eso supone para su gestión.

Precisamente porque una parte importante de las solicitudes de nueva potencia puedan destinarse a la renovación tecnológica, es difícil calcular cuántos nuevos parques eólicos van a levantarse en la comunidad con el reparto. Los hay de casi todos los tamaños, aunque ninguno supera los 50 MW. A partir de esa potencia, quedaban fuera de la retribución de primas del Ministerio de Industria y, por lo tanto, se pierde rentabilidad.

Hay espacio

En todo caso, la Xunta asegura que todavía hay espacio suficiente en Galicia para la construcción de instalaciones de este tipo. Innovación trabaja en la modificación del Plan Sectorial Eólico, del que saldrá el futuro mapa que delimite dónde se pueden y dónde no se pueden instalar los parques. Saldrá a la luz a lo largo de este año. Mientras tanto, el decreto eólico aprobado en diciembre mantiene en vigor las áreas de investigación y reserva previstas en el anterior plan sectorial, siempre y cuando no estén incluidas dentro de los espacios protegidos por la Red Natura.

Una vez que el concurso salga publicado en el Diario Oficial de Galicia, se abrirá un plazo de tres meses para que los promotores interesados puedan presentar sus proyectos, que tendrán que contar con planes de industrialización para las zonas donde se asienten. Lo que ayudará a alcanzar los 7.000 millones de euros en inversiones, junto con la construcción de los parques. La Xunta tendrá luego otros tres meses para revisarlos y repartir la potencia. Antes de que acabe el año, por lo tanto, los 2.500 MW podrían estar adjudicados.

Según los últimos datos de la Asociación Empresarial Eólica (AEE), a 1 de agosto de 2007, había instalados 2.712,38 MW de eólica en Galicia, el 22% del total nacional y un 4,2% más que en el ejercicio precedente. A lo que hay que sumar los algo más de 1.300 MW que ya están tramitados, aunque fuentes del sector y la Consellería de Innovación calculan que hay alrededor de 250 MW paralizados en manos de las empresas.




Atrás
Nova Anterior Índice dor Recortes Nova Seguinte