Acceso directo á nova.
Salvemos Monteferro
Nova 755



GALICIA

13/03/2008 | P. Mera | A CORUÑA


Más de 500 operarios dejan Meirama al detectarse altos niveles de amianto


Instalaciones de la central térmica de Meirama, en el municpio coruñés de Cerceda. / moncho fuentes

Más de 500 trabajadores llevan una semana parados después de que se detectaran niveles de amianto superiores a los permitidos por ley en las instalaciones de la central térmica de Fenosa en Meirama, en el municipio coruñés de Cerceda. Tanto la Inspección de Trabajo como la Xunta y las empresas implicadas están analizando la situación y realizando mediciones en la central, que seguirá cerrada para todo el personal hasta que esté garantizada la seguridad de las instalaciones y se concrete el protocolo para descontaminar la zona.

La alarma saltó la semana pasada, cuando la empresa encargada de las obras de reforma en la central, la alemana Alstom, detectó que en un punto concreto de las instalaciones el nivel de amianto superaba el que permite la ley -según la normativa europea, 0,10 fibras por centímetro cúbico-. El pasado martes día 4, los más de 500 operarios externos que desde febrero trabajaban en la central térmica, fueron informados por sus superiores de que una medición química había revelado que en un punto concreto de las instalaciones (según algunas fuentes en la quinta planta) había más amianto del debido y que por lo tanto, tal y como establece la ley, no podían volver a sus puestos de trabajo hasta que se solucionase el riesgo.

Tras ser informada por Fenosa, la Inspección del Trabajo -dependiente del Ministerio- abrió un expediente y pusieron en marcha el protocolo que prevé la ley para los casos de niveles de amianto superiores a los permitidos.

Este protocolo incluyó varias reuniones de los inspectores de trabajo con técnicos de la Consellería de Traballo, representantes de los trabajadores y responsables tanto de Fenosa como de Alstom. Además, este lunes un inspector y dos técnicos de la consellería visitaron la central térmica para observar in situ la situación y hacer los primeros análisis. En función de ellos se determinará el plan para descontaminar la zona y reducir la presencia del peligroso mineral hasta niveles inocuos para la salud. Aunque el expediente aún no está cerrado, lo más probable es que todo el personal que haya estado expuesto al mineral tenga que realizar controles sanitarios para descartar riesgo para su salud. Con todo, desde la Xunta subrayan que el hecho de que los trabajadores hayan parado su actividad y se restrinja la entrada al centro es una prueba de que la alerta se está afrontando conforme a todas las garantías laborales y sanitarias.

La central térmica que Fenosa tiene en la localidad coruñesa de Meirama estaba en obras desde principios de año. El objetivo de los trabajos, que Fenosas adjudicó a la empresa alemana de ingeniería Alstom -y esta, a su vez, a otras empresas como la vasca Montajes Nervión-, es reformar las calderas y turbinas para adaptarlas a la nueva fase productiva de la central, que el año pasado dejó de explotar la mina de lignito colindante y a partir de ahora importará el carbón de otros países, como Suráfrica.

La detección de amianto era en cierta medida previsible, pues Alstom es una firma especializada, además de en obras de ingeniería, en el desamiantado de edificios y naves. La mayoría de los trabajadores subcontratados para hacer estas obras no eran gallegos, sino vascos, portugueses o rumanos, y muchos de ellos han regresado a sus casas mientras no reciben la orden de volver al trabajo o la empresa les informa, algo que de momento no ha sucedido.




Atrás
Nova Anterior Índice dor Recortes Nova Seguinte