Acceso directo á nova.
Salvemos Monteferro
Nova 1160



GALICIA

18/01/2009 | Julio Pérez | VIGO


Manuel Vázquez Fernández, Conselleiro de Medio Ambiente: ´El 30% de los nuevos parques eólicos está en la Red Natura y nuestro informe será negativo´


"Mi obligación es ser un martillo que evite que las políticas industriales se lleven por delante el patrimonio del país"

De un lado a otro. Del despacho de la Consellería de Medio Ambiente en San Lázaro, a la central de los socialistas gallegos en O Pino con los preparativos de la campaña electoral. "Estoy encantado", asegura Manuel Vázquez. Se le nota, eso sí, con ganas de acabar con la intensa polémica de las últimas semanas a raíz de las diferencias con su compañero del bipartito, el nacionalista Fernando Blanco, por el concurso eólico, aunque avisa de que "queda mucho camino" y que las decisiones "de sus técnicos" son vinculantes. "Yo, desde luego -añade-, no tomo esto como algo personal".

-El concurso eólico enturbió las relaciones en el bipartito.

-No enturbió las relaciones. La confrontación entre industria y medio ambiente es tradicional en la política. Cada uno hace lo que tiene que hacer. A mí este país me encargó que defendiera el territorio, que diera continuidad a la Red Natura -una cuestión científica, de muchas horas de estudios, con criterios, no es un mapa que pinta un político-, y eso no se puede trastornar con nuevos desarrollos industriales. Me da igual que sean eólicos, hidráulicos o cualquier otro. Ése es mi trabajo y formo parte de un Gobierno que será al final el que tenga que tomar una decisión. Y dudo mucho que sea la de alterar los espacios naturales de este país.

-¿Cómo es posible que la Consellería de Innovación repita una y otra vez que no hay parques en Red Natura y otra, la suya, insista en que sí?

-No, no. Vamos a ver. Lo que nosotros decimos es que aplicando las poligonales [el área de impacto de los aerogeneradores, que incluye también el radio que alcanzan con las aspas], algunos proyectos tocan la Red Natura actual. Eso no es debatible. Y muchos, muchos ocupan espacios que se van a incluir y están en los trámites finales. No es un debate tan grande, salvo que haya tomada ya una predecisión. Pero como vamos a recorrer un itinerario administrativo, no será un capricho de ninguna consellería. ¿Quién va a hacer los informes? Los técnicos. Y los técnicos de Medio Ambiente serán los que dictaminen quién entra y quién no en Red Natura. Donde coincidan las poligonales, va a haber problemas.

-¿Son muchos?

-Más del 30%.

-¿Qué va a pasar con ellos?

-Pues no lo sé. Cuando llegue, iremos mirando la documentación. El que no cumpla recibirá un informe negativo.

-¿Y será una decisión del Gobierno entero?

-La declaración de impacto medioambiental es vinculante. Y habrá otras variables que también son vinculantes.

-¿Por qué no se actuó desde dentro de la comisión? Su representante la abandonó.

-Eso es ahondar en otra herida en la que no quiero entrar. Fue un modelo que no satisfizo nuestras demandas. Nuestro representante fue planteando cosas, pero... Por no ahondar, no hubo un acuerdo y, con un carácter democrático y en una postura que yo respaldo totalmente, decidimos que no participábamos en esta toma de decisiones por falta de los datos que nos dieran una garantía de cumplir con nuestra función.

-¿Pero fue por falta de datos o por falta de tiempo?

-Pues las dos cosas. Es difícil tomar decisiones en dos o tres horas sobre un trabajo que lleva miles detrás. Insisto. Queda por delante un largo recorrido en el que mi obligación y la de todo el Gobierno es garantizar a todos los ciudadanos que cuando acabe el concurso todas y cada una de las adjudicaciones cumple con la normativa gallega, española y europea.

-¿Ha hablado con el conselleiro de Innovación?

-Nos vemos en todos los Consellos de la Xunta. Ninguno, yo desde luego, convierte esto en algo personal. Mi obligación es ser un martillo permanente para que las políticas de desarrollo no se lleven por delante el patrimonio del país.

-¿Cuándo se va a ampliar la Red Natura?

-La propuesta tiene que estar acabada antes de 2010. Se puede hacer como la del PP -con algún criterio científico, menos que más, dibujaron un mapa, hicieron un decreto y lo publicaron sin decir nada- o como marcan las políticas medioambientales europeas, que piden todo el rigor científico del mundo y una política participativa. Hay que remitirle las directrices a los concellos afectados. Las recibirán a finales de la primavera, con un mapa exhaustivo, características y propuestas de usos. Todo el proceso tardará un año o año y medio.

-El caso Sogama le ha metido en una gran polémica.

-Normal. La política de residuos del anterior gobierno fue la política del PP, todo para debajo de la alfombra. En Sogama tenían montado un despropósito de unas dimensiones que no eran normales. Mandamos a una persona de gran cualificación profesional, que lo sabe todo en la gestión de residuos y tiene un compromiso ético y político. Los cambios a veces son muy traumáticos. Estamos desmontando una trama de cómo no se deben hacer las cosas. Y no es una opinión política, es del Consello de Contas, que asegura que las contrataciones y las adjudicaciones eran truculentas. La paradoja ahora es que nos denuncian los incumplidores crónicos de todo; los que adjudicaban a sus propias empresas, no puedo decir de manera fraudulenta pero sí claramente irregular. Todo ya está en la Fiscalía. Nos acusan de desechar dos informes internos, hechos por ellos, y de recurrir a dos externos elaborados por dos organismos "tan sospechosos" como la Universidade de Vigo y el Colegio de Arquitectos. En el fondo lo que hay es una ruptura, dolorosa pero necesaria, de un sistema caciquil, de corruptelas, hacia lo que debe ser Sogama, que por otro lado tiene un recorrido de vida muy corto. En las próximas semanas habrá datos demoledores de situaciones que van a demostrar lo que nunca debió de existir en Sogama.

-¿Datos jurídicos?

-Desde el ámbito jurídico y administrativo. Hay doce años de inercia de unos personajes y una persona que lleva poco más de tres años aguantando obstáculos y difamaciones. Cada vez que abre un cajón en Sogama se encuentra una sorpresa.

-Pero si la situación era ésa que describe, ¿por qué se tardó tanto en cambiar el modelo de contratación?

-No. Es que el modelo de contratación lo tiene que cambiar todo el recorrido que estamos haciendo administrativamente. Por haber cambiado el modelo, el presidente tiene esa denuncia. ¡Pero si ellos estaban continuamente en fraude de ley! Vamos a demostrar dentro de nada a ver a quién le cedían las subcontratas de Sogama en los últimos ocho años. Es un escándalo.

-¿A quién se está refiriendo?

-A ellos mismos. ¡A ellos mismos! Lo dice el Consello de Contas y nosotros estamos sumando y haciendo números. El Partido Popular está mandando una nube para confundir porque saben que hay gente que va a acabar mal, gente con gravísimas imputaciones. No llegamos aquí para cargarnos a nadie, pero por el camino nos encontramos que los responsables principales están haciendo cosas muy raras.

No pasa nada. Hay juzgados y una política administrativa.

-¿Puede garantizar que ahora no hay vertidos al Lengüelle?

-Yo le puedo garantizar que desde que hubo el vertido están empresas especializadas revisando esquina por esquina y sitio por sitio contranalizando todo, porque tenemos que tener la seguridad que no hay problemas de lixivios. Cuidado que esto viene de los años 95, 96, 97... Entonces si alguien estuvo ocultando crónicamente cosas, lo vamos a ver. Desde que este Gobierno está, hay una voluntad política total. No puede salir ni un litro de agua contaminada.

-¿Se va a actuar en el vertedero de Areosa?

-Se está haciendo lo que hay que hacer en cualquier vertadero de residuos. Cumplir con la directiva europea. Hay nuevos vasos que se están ampliando para aprovechar porque una nueva planta tardará seis meses, un año, un año y medio, y tener garantizado el buen tratamiento.




Atrás
Nova Anterior Índice dos Recortes Nova Seguinte