Acceso directo á nova.
Salvemos Monteferro
Nova 7276
Faro de Vigo


GALICIA

28/11/2018 | R. Prieto | A CORUÑA
   

Las fugas de agua en Galicia equivalen al consumo de Madrid y Cataluña en un mes


Las deficiencias en la red provocan el extravío del 27% del agua suministrada, once puntos más que hace dos años ? Es la octava comunidad que más averías registra


Las fugas de agua en Galicia equivalen al consumo
de Madrid y Cataluña en un mes

Cada gallego gasta una media de 138 litros de agua al día, dos litros más que en los hogares españoles. Tras varios años con un ahorro en el recibo del agua por un consumo racional y alejado del despilfarro, se vuelve a abrir más de la cuenta el grifo. Pero no toda el agua que sale de los embalses llega finalmente a las viviendas, negocios o explotaciones agrarias. El estado de la red de abastecimiento y suministro provoca la pérdida de millones de metros cúbicos por averías, una situación que se agravará por los episodios de sequía cada vez más frecuentes en Galicia. Por deficiencias en la canalización y roturas de tuberías, la comunidad gallega pierde ya casi uno de cada tres litros suministrados y lo que se deja por el camino en un año bastaría para abastecer a los habitantes de Cataluña y Madrid juntos durante todo un mes, según el balance de 2016 publicado ayer por el Instituto Nacional de Estadística.

Frente al 25,4% de pérdidas en la canalización registradas en el conjunto del país, las fugas en Galicia alcanzan el 27,3%, un porcentaje que la coloca como la octava comunidad que más agua desperdicia en la red de canalización -tres puestos más arriba que el que ocupaba en los últimos años-.

Aunque las inversiones en obras para modernizar el abastecimiento en Galicia empiezan a surtir efecto, la antigüedad de algunas instalaciones y una red que soporta mucha presión explican el todavía elevado volumen de agua despilfarrada por deficiencias.

Se da la circunstancia de que el aumento de las pérdidas en la red de suministro por fugas o averías se produjo en un año que arrastraba ya cinco estaciones consecutivas de falta de lluvias. Este déficit hídrico que se mantuvo a lo largo de 2016 llevó a la Xunta a activar la prealerta por sequía en toda Galicia en enero de 2017, en pleno invierno. Un nivel que alcanzó el riesgo más elevado en diciembre.

Esta falta de precipitaciones en el país de los mil ríos, con episodios de sequía más habituales, dejó los embalses bajo mínimos, obligó a algunos concellos a decretar cortes puntuales en el suministro, a restringir la limpieza de calles, el llenado de piscinas y el riego de jardines e incluso a abastecer localidades con camiones cisterna.

Alerta por sequía

Y las expectativas no son halagüeñas. Los meteorólogos ya advirtieron en plena alerta por sequía que las precipitaciones serán cada vez más escasas y con episodios de sequía más frecuentes, lo que tenderá a agravar el problema del despilfarro de agua, bien por un consumo irracional o bien por las pérdidas en la red.

De los más de 258,6 millones de metros cúbicos distribuidos en Galicia en el año 2016, un total de 70,77 se extraviaron por fugas o averías. Tal cantidad de agua permitiría abastecer durante un mes a todos los hogares de Cataluña y Madrid juntos, que en todo 2016 consumieron 465 y 418 millones de metros cúbicos, respectivamente, o a los habitantes de Extremadura durante un año (su consumo supera los 73 millones de metros cúbicos), según se desprende del análisis del último informe sobre el suministro y saneamiento del agua del INE.

El despilfarro de agua por una mala calidad en la red de abastecimiento no es un problema exclusivo de la comunidad gallega, ya que en el conjunto del país también ha aumentado el porcentaje de agua que se extravía por deficiencias.

En el caso gallego se pasó en solo dos años de perder poco más del 16% del agua suministrada a un 27,3%, casi once puntos más. En 2014, Galicia era la undécima comunidad con el porcentaje de despilfarro por deficiencias y en 2016 la mejora de la red la llevó a escalar al octavo puesto debido al mayor agujero generado en las tuberías de otros territorios.

Fenómeno en alza

En el conjunto del país, la media nacional del volumen de agua perdida hace dos años era inferior a la registrada en Galicia, con poco más de un 15%. Sin embargo en 2016, se disparó diez puntos, hasta alcanzar un 25%.

A la cabeza del ranking de pérdidas por fugas o averías se coloca La Rioja, la única con un porcentaje por encima del 40%. Le siguen en la tabla Cantabria (39%), Extremadura (34%), Canarias (30%) y Asturias (30%). Y ya con porcentajes inferiores al 30% se encuentran Andalucía (28,7%), Castilla y León (28%) y en el octavo puesto Galicia (27%). En el otro extremo del mapa autonómico del despilfarro por deficiencias en la red de abastecimiento se colocan Madrid (14,%), País Vasco (18%), Navarra (19%) y Murcia (19%).

Ahora bien, en cifras absolutas el mayor volumen de agua que sale de los embalses pero que no llega a los hogares lo registra Andalucía (más de 218 millones de metros cúbicos), seguida por Cataluña (152,4) y Madrid (117,3).

En cuanto al consumo diario, cada gallego gasta una media de 138 litros, un 7% más que hace dos años. Por detrás de Asturias (11%), La Rioja (8%), Baleares (8,1%) y Cataluña (7%), se coloca el aumento experimentado en Galicia, más del doble que la media nacional (3%). A la cabeza de los hogares que más abren el grifo en España están los valencianos (163 litros al día por habitante), seguidos de los cántabros (155).





Atrás
Nova Anterior Índice dos Recortes Nova Seguinte