Acceso directo á nova.
Salvemos Monteferro
Nova 4550



GALICIA

23/01/2012 | Cristina G. | MOAÑA
   

Comuneros de Domaio antepondrán el uso social del monte para frenar el parque eólico


Quieren constituir una plataforma similar a la de la Serra do Galiñeiro

La Comunidad de Montes de Domaio, en Moaña, retomó ayer el debate sobre el proyecto de construcción del parque eólico de Pedras Negras que promueve la multinacional italiana En el Green España entre Moaña, Marín y Vilaboa y del que no han vuelto a tener más novedades desde que en octubre pasado se cerró el período de consultas al documento de inicio para la Avaliación de Informe Ambiental que presentó la empresa en junio en la Xunta. Es precisamente la Xunta ahora la que tiene que decidir si el proyecto debe pasar el informe de evaluación ambiental.

Los comuneros celebraron una asamblea informativa, abierta a todos los vecinos a la que invitaron a dos investigadores de la Universidad de Vigo, Javier Simón y Damián Copena, para informarse sobre los pasos que tendrán que dar en el caso de que el proyecto siga su curso. Por el momento, la sensación que tienen es que la crisis ha ralentizado el desarrollo de estos proyectos eólicos: "En otras circunstancias habría más presteza". De todas formas ayer dejaron claro, por mayoría, su rechazo al parque debido a su impacto ambiental y de hecho van a luchar por "la prevalencia del uso social del monte" para frenar el proyecto. Pero de no conseguirlo, la directiva de la comunidad dice que quiere estar informada sobre los pasos que deberá de dar en el caso de que continúe la tramitación. Una de las iniciativas que valora es constituir una plataforma como la que funciona en la Serra do Galiñeiro.

La empresa argumenta para la implantación del parque que buena parte del mismo se ubica en terreno afectado por incendios forestales, su impacto ambiental no será significativo y generará un beneficio por tratarse de energía renovable, además de que generará puestos de trabajo y las indemnizaciones contribuirán la aumento del nivel de renta de la zona.

Guía

Los dos investigadores invitados estudiaron a lo largo de cuatro años la implantación de los parques eólicos en Galicia y elaboraron una guía en la que concluyen que los propietarios de los terrenos carecían de información a la hora de firmar los contratos con las empresas eólicas. Así dejaron claro que los propietarios del monte, además de recibir un canon anual por el alquiler del terreno, también pueden participar en el reparto de beneficios de la producción de energía eólica que genere el parque, pero que en la actualidad ese porcentaje solo estaba en el 1,18%, sin llegar ni siquiera al 1,5%, cuando en Canarias, por ejemplo, están recibiendo un 6% de la facturación del parque. También pusieron como ejemplo que una comunidad de montes en el Condado estaba recibiendo unos 14.000 euros al año por seis molinos de un parque eólico de 52 aerogeneradores con una potencia individual de 0,75 kw. Se trata de molinos de mucha menor potencia que los previstos en Domaio.

El parque eólico de Pedras Negras, según el documento de inicio, se extiende a lo largo de una superficie de 600 hectáreas entre los municipios de Moaña, Marín y Vilaboa, y consta de 14 macroaerogeneradores de los cuales 9 se ubican en Domaio, 4 en Santo Tomé de Marín y 1 en San Adrián de Cobres, en Vilaboa. Se trata de macrogeneradores porque su tamaño es mucho más elevado que los convencionales. Así tendrán un fuste de 119 metros que con las palas en vertical llegará a los 170 metros y 112 de diámetro. La potencia total será de 42 MW El proyecto incluye también la construcción de una subestación eléctrica y 17.000 metros de viales.

La directiva de la comunidad de montes de Domaio asegura que en el caso de que el parque vaya adelante hay dos vías: una la de la expropiación y otra la del alquiler del monte a través de una cuerdo con la empresa, por la que habría que optar ya que con la expropiación no se recupera el terreno, como ya experimentaron con la construcción del Corredor del Morrazo para el tránsito de vehículos. Por lo tanto la Comunidad tiene claro que llegado ese momento tiene que estar bien informada para saber negociar y adonde quiere llegar.

Zona quemada

Entre los asistentes -unas 60 personas- se llegó a plantear, de manera excepcional y quizás fuera de contexto, que al menos la electricidad fuera gratuita para los vecinos de la zona afectada. Hasta la fecha, la Comunidad de Montes ya presentó dos escritos en la Xunta en la Secretaría de Avaliación Ambiental rechazando este documento de inicio y que la empresa presente el informe de impacto ante el temor de que la Xunta no se lo exija por tratarse solo de 14 aerogeneradores. Los comuneros rechazan el argumento de la empresa de que el monte ardió en la oleada de incendios de 2006 ya que aseguran que después de aquello pusieron en marcha un plan de reordenación sobre el que ya se trabaja. la directiva asegura que en parte del territorio se hizo y se contemplan nuevas plantaciones y la otra se regenera.




Atrás
Nova Anterior Índice dos Recortes Nova Seguinte